OPERACIÓN GANSO DEL DESIERTO

Lo predijeron los Simpsons, Donald Trump llegó a la presidencia de los Estados Unidos. Su campaña inició con un discurso antimexicano que humilló a nuestros connacionales y encendió la ira nacional. De violadores, rateros y criminales no nos bajó. Corrió a Jorge Ramos de una conferencia de prensa cuando lo enfrentó, presumió un hermoso muro que iba a construir a nuestras costillas y despertó el sentimiento racista entre los republicanos. Fue entonces, cuando en plena campaña, Peña invitó a Trump a visitar México, dándole un innecesario y burdo espaldarazo. La indignación fue general. Con la cola entre las patas, ya de salida de una presidencia fallida, Enrique calló mientras el eco del muro se escuchó por el mundo. Los mexicanos no perdonaron la humillación. El principal opositor, un tal Andrés Manuel, calificó de vergonzoso el encuentro, ¿qué podíamos esperar de Peña? dijo “ya se convirtió en el payaso de las cachetadas”.

4 años después, llega el momento de buscar la reelección y Trump va 10 puntos abajo en las encuestas. Ninguno de los líderes del G7 piensa viajar este verano al gabacho, pero ¿quién creen que viajará a Washington a visitarlo? Ajá, acertaron.

El gobierno de AMLO ha demostrado que a Trump no se le discute ni se le enfrenta. ¿Amenazan que nos van a aplicar aranceles y tirar a la basura el T-MEC? Ahí está la Guardia Nacional haciéndole de muro humano en la frontera sur. ¿Alguna queja en las mañaneras sobre las familias separadas en la frontera? ¿Alguna queja sobre los cientos de migrantes mexicanos deportados durante la pandemia? No.

AMLO viajará por primera vez fuera de territorio nacional a Washington. ¿Irá a defender los derechos de los migrantes? Noup ¿Abogar por una reforma migratoria? Tampoco. Va a celebrar el tratado comercial más neoliberal que existe. Ideado por el mismísimo ¡Carlos Salinas! (risas macabras) ¿Neta? ¿No era el neoliberalismo la peor peste? ¿No había hasta ciencia neoliberal y no sé cuanta jalada? ¿Va a ir a celebrar la entrada en vigor? A la bio, a la bao a la bim bom ba. Tenemos un nuevo y mejorado payaso de las cachetadas.

La visita se vislumbra como un accidente en cámara lenta. Con el país hundido en una crisis económica y sin llegar todavía al pico de los contagios de COVID, dar un espaldarazo al presidente que peor ha tratado a los mexicanos y con grandes probabilidades de perder las próximas elecciones no puede ser la mejor estrategia. ¿No creen que los demócratas nos pasarán la factura? Juan González, el asesor de Biden para Latinoamérica tuiteó: “Si López Obrador piensa que él no será otra cosa más que un accesorio para la campaña de Trump, o está pobremente asesorado o apoya la reelección abiertamente”. ¡Aguas!

AMLO ha boicoteado a México. Ahuyentó inversiones millonarias de cerveceras y constructoras, le cambió las reglas a la mitad del juego a las energías renovables, se obstinó con el petróleo, aunque no fuera rentable, abrazó al crimen organizado y ahora viaja a apoyar a Trump. No sólo pensarán que somos pendejos, también que somos pocos huevos.

Pero no todo está perdido. Tenemos 2 estrategias que me gustaría compartir con el Secretario de Relaciones Exteriores (Ebrardcito pa’ los cuates) con las que todavía podemos salir bien librados.

OPERACIÓN FIFÍ FELIZ

Nada de Washington, vamos al Resort de Trump en Florida. Ambos líderes podrán darse un masaje relajante, estrenar las nuevas camas de bronceado para tener un color más sexy y visitar el salón de belleza para teñirse el cabello de rubio (Take that chocoflan). Así, la mañanera (que será al aire libre y en shorts) tratará sobre el nuevo look tipo Palazuelos y cremas para las várices.

OPERACIÓN GANSO DEL DESIERTO

Aquí el rol es totalmente opuesto. Olvídense del protocolo, AMLO llegará con un penacho enorme que hipnotice a Trump. Entonces sí, hablará como nunca lo ha hecho: “Vine hasta aquí para decirle en la cara señor Trump que es usted un racista, que los mexicanos no somos ni violadores ni criminales y que ya estamos hasta la madre de hacer su trabajo sucio. No vamos a pagar el muro y no nos vamos a dejar intimidar. Los mexicanos que viven en esta gran nación americana no están solos, los apoya mi gobierno y más de 120 millones de mexicanos”. AMLO se acerca a él, coloca sus manos en ambos costados de la cara, lo besa en la boca y en un perfecto inglés exclama: “I know it was you, Donny. You broke my heart”. Acto seguido se quita la máscara de látex y descubrimos que realmente es Felipe Calderón disfrazado. En medio del caos sale de la Casa Blanca y se pierde para siempre. Todo era un complot. ¿Qué quieren? Estamos en el 2020, todo es posible.

4 comentarios sobre “OPERACIÓN GANSO DEL DESIERTO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: